• ACTUALMENTE, LOS ESTUDIANTES DE GRADO ALCANZAN UN NIVEL DEL 67,52% EN LAS COMPETENCIAS PROFESIONALES PROPUESTAS POR EL WORLD ECONOMIC FORUM.
  • LOS ALUMNOS CARECEN DE UNA SUFICIENTE TASA DE OSADÍA Y DE ASTUCIA, MIENTRAS QUE LOS INDICADORES MÁS ELEVADOS LOS OBTIENEN EN LOS ASPECTOS ORGANIZATIVOS.

Dada la importancia del tema, el equipo de investigación de la Cátedra INNOVACIÓN de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) del Campus de Gandía ha elaborado la primera predicción al respecto, utilizando la tecnología algorítmica ADNe.

Recientemente el World Economic Forum describió las 10 competencias profesionales que serán más valoradas y por lo tanto, más buscadas por las empresas a partir del año 2020.
Estas competencias abarcan aspectos relacionados con la Resolución de problemas complejos, Pensamiento crítico, Creatividad, Manejo de personas, Coordinación con los demás, Inteligencia emocional, Juicio y Toma de decisiones, Orientación al servicio, Negociación y Flexibilidad cognitiva.
Como nos comenta Elías Azulay, descubridor de dicho algoritmo, “Hemos tenido que adaptar la estructura del algoritmo a cada una de las 10 competencias para con el objetivo de trabajar con la máxima precisión y fiabilidad en los resultados obtenidos”.
A pesar de que los resultados globales son alentadores, se percibe que las líneas que requieren una urgente revisión docente son las relativas a las parcelas de demostración de Osadía (50,40%), Astucia (54,28%), Inspiración (55,57%) e Intuición (56,15%). En cambio, indicadores relacionados con el Pensamiento estructurado (78,72%) y el Razonamiento cognitivo (79,94%) se muestran con mayor vigor y solvencia.

Parece ser que hasta hoy, los alumnos universitarios han recibido una estupenda formación en las competencias de índole organizativa, permaneciendo alejados de los aspectos más subjetivos, los cuales, nos dice Azulay… “Deben ser promocionados, ya que cada persona posee un nivel inicial y unas capacidades individuales de desarrollo”. Así mismo, Óscar Morant y Cristina Santandreu, coautores del informe, nos confirman que… “Por ello es tan importante establecer el punto de partida de cada alumno. En estos aspectos la UPV es pionera y de ahí nuestra preocupación e inmediata puesta en marcha de medidas preventivas y correctivas que aseguren un nivel competencial transversalmente excelente”.

Nos dice José Marín-Roig, director de la Cátedra INNOVACIÓN, que estos datos nos ayudan a interpretar las distancias entre las competencias que a priori deben desarrollar los alumnos para garantizarse una exitosa evolución profesional y las competencias que demanda el mercado, ya que… “Cuando los alumnos terminan el grado, la distinción profesional se encuentra en la aplicación de lo aprendido y para ello, deben alcanzar la excelencia en estas competencias. Las otras, cuando se gradúan, ya las tienen aprobadas”.

Parte de este estudio fue presentado en el Congreso Internacional de la Academia Europea de Economía y Management (AEDEM), despertando el interés tanto de alumnos como de personal docente, provocando una reflexión sobre el modelo educativo y si alineación con el mundo empresarial.