Aunque algunas personas sueñen con llegar a serlo, ser jefe/a no es nada sencillo. En muchas ocasiones, los responsables de equipo se encuentran con la paradoja de que aunque sus empleados admiten comprender sus instrucciones, llegado el momento hacen todo lo contrario. Puede que sea por una falta de confianza.

La confianza es una de las habilidades blandas, soft skill, más demandadas a la hora de conseguir un buen trabajo en equipo pero no siempre es fácil de lograr. En cualquier trabajo en equipo, ya sea en el ámbito laboral o personal, los integrantes han de tener la capacidad de preguntar aquello que desconocen y demostrar seguridad, cuando se es experto en una materia. Estas simples pautas de comportamiento conseguirán que aumente la confianza entre unos y otros y el trabajo en equipo sea cada vez más fluido y productivo.

Si quieres mejorar la confianza de tu equipo, toma nota de algunos consejos:
1.Concéntrate en tu trabajo y pide ayuda siempre que lo necesites. Si tienes todos los detalles sobre la tarea a realizar tendrás más posibilidades de superarla con éxito. Sería conveniente que todos los miembros del equipo se comprometieran a ayudar al resto en caso de necesidad.
2.Refuerza tus puntos fuertes y mejora tus debilidades. Sé consciente de ello, y exprésalo sin reparos. No hay mayor error que mentir en un currículum.
3.Confía en ti y no te compares con otros compañeros. Esto hará que todos los miembros del equipo lleguen a confiar en las competencias del resto.
4.Mejora la comunicación: dar instrucciones claras sobre las tareas a realizar, que una persona indique que ha terminado su trabajo para poder ayudar al resto, son ejemplo de una sana comunicación entre el equipo de trabajo que sin duda mejorarán el resultado final.
5.La colaboración como fuente de creatividad. Cuando el equipo confía en las capacidades de sus compañeros se crea un clima apropiado para dar rienda suelta a la creatividad y motivación. Todos se verán capacitados para expresar sus ideas sin miedos.
6.Los/las responsables de departamentos y/o jefes han de predicar con el ejemplo e involucrarse en cada tarea y no incumplir sus promesas sobre los medios disponibles.

Ya lo sabes, si crees que el clima entre los trabajadores o compañeros no es el apropiado puede que no confiéis los unos en los otros. Lo mejor es hablarlo, para intentar darle una solución.