Infinity Crop, sistema de cultivo innovador

Infinity Crop_sistema de cultivo innovador

Pablo Olano es el alma de Infinity Crop. Inventor, pintor, viajero y defensor del cuidado del medio-ambiente, este creativo que trabaja la innovación ha vivido en muchos sitios: Barcelona, Ibiza, Inglaterra, Alemania, América y Francia y, desde cada campamento base, ha viajado a otros lugares del mundo hasta llegar a Gandia donde trabaja en el desarrollo de una máquina para el auto-cultivo.

Desde su casa en el barrio de Benipeixcar de Gandia, feliz por la tranquilidad de su calle y de la amplitud de la casa, avanza en su invento, patentado como «DISPOSITIVO PARA EL CULTIVO DE PLANTAS Y/U HONGOS» sobre el que profundizamos en una charla que ofrecemos a continuación.

¿Cómo llegaste a interesarte por cultivar?

Lo que yo quería era encontrar una solución lógica a la auto- sostenibilidad. Quería producir mis propios alimentos en casa sin depender de intermediarios. Hacerlo de manera cómoda y automática.

Con este objetivo, estuve pensando y llegué a la conclusión de que la clave estaba en dos factores: cultivar de manera continua y en menos espacio.

Si encontraba la manera de que cuando cosechas, vuelves a introducir una semilla o un esqueje y vuelves a plantar, para que se inicie el proceso de nuevo, puedes estar cosechando continuamente.

Para el tema del espacio, se me ocurrió dividir las etapas de crecimiento de las plantas y ordenarlas de tal manera que, a medida que las plantas van creciendo, van cambiando de sitio, ocupando un hueco más grande y se aprovecha todo el habitáculo.

Infinity Crop máquina de cultivo innovador

¿Cuál crees que es la principal ventaja de tu máquina?

Su principal ventaja es que ahorras muchísimo espacio en comparación con todos los otros sistemas de cultivo de interior o de exterior. Piensa que, según la FAO, se necesitan miles de metros cuadrados de tierra por habitante al año para alimentar a una persona. Eso teniendo en cuenta las sequías, fenómenos meteorológicos o catástrofes naturales y, por supuesto, lo que se desecha.

¿A quién va dirigida o para quién está pensada tú máquina?

Está pensada para el autoabastecimiento de personas particulares y restaurantes que quieran cultivar lo que luego van a cocinar.

¿Crees que la gente está preparada para auto cultivar?

Es cierto que la sociedad no está muy concienciada o preparada, pero yo espero poder convencerles de que es más barato y fácil. Algo a tener en cuenta es que el manejo es muy sencillo y puede ser todo muy automático.

Quizás en los países del norte, en los que solamente tienen una estación, tendría más salida. No todas las partes del mundo tienen la suerte de disfrutar del clima español en el que tenemos 4 estaciones. Esta máquina combina el fotoperiodo de fuera con el dentro para que siempre utilice la mayor cantidad de luz para que siga siendo, por ejemplo, otoño, aunque las condiciones fuera sean otras.

Lo que yo pienso es que hay mucha gente que quiere ser sostenible en todas partes del planeta.

¿Cómo ha sido el proceso de diseño y producción de algunas máquinas desde que tuviste la idea?

Mediante investigación, experimentando mucho, comprando materiales innovadores y probándolos, preguntando y ahorrando.

Me gustaría decir que esto no es solo un nuevo sistema de cultivo. Hemos innovado también en sistemas de bombas para el agua que no se utilizaban en hidroponía y hemos desarrollado un montón de cosas que son nuevas en la agricultura a raíz de empezar la investigación para esta máquina.

¿Qué energía utiliza la máquina?

Utiliza luz eléctrica.

El sueño es que pueda funcionar con paneles solares. Estoy desarrollando una nueva tecnología para usar la mayor luz solar posible, ya sea a través de paneles solares o fibras de haz ópticos, pero es muy caro y tengo que encontrar la manera de hacerlo más asequible.

¿Cómo piensas comercializarlo?

Estoy explorando las maneras de sacarlo adelante, sobre todo por el proyecto.

La verdad es que ahora necesitaría una inyección de capital para terminar dos máquinas, al ser de aluminio es muy caro fabricar. Me gustaría hacerlo lo más barato posible para que fuera asequible y para eso estoy buscando la manera de hacerlo sin recurrir a un molde de inyección, porque vale unos 30000€, y eso lo tienes que repercutir en el precio al cliente final.

En cuanto al precio, pienso que todo es relativo porque, hasta que tú obtienes un alimento orgánico en un punto de venta, has invertido un montón de tiempo y de esfuerzo en trabajo y desplazamientos por tu parte.

Como yo lo veo, es: este tomate es una unidad de tiempo.

Tomate igual a tiempo

La idea es reducir el tiempo de cultivo tanto como para que a ti te sea rentable cultivarlo y no comprarlo.

 Auto-cultivando vas a ahorrar tiempo, dinero y salud

Pablo está inmerso en una vida de investigación para hacer de Infinity Crop una realidad. Como buen inventor, tiene su propia visión de las cosas de la vida que compartimos con vosotros:

Sobre el fracaso

«Es muy fácil decir que no existe. No habría que pensar que vas a fracasar. Tiene que ver con definir el fracaso».

Sobre ser autodidacta

«El auto-aprendizaje es muy agradecido, es una meta propia. Lo recomiendo«.

Sobre la felicidad

«Tiene que ver con tus metas«.

«Si estás haciendo lo que querías, en ese momento te vas a sentir feliz. Haz lo que quieres y estarás bien».

Como dice María Ángeles Durán, doctora en Ciencias Políticas y catedrática de Sociología, “Hay que inventar un modo distinto de estar en el mundo”. Pablo ya ha empezado.

Aquí os dejamos un vídeo donde podéis ver con más detalle su máquina:

contactoSi queréis más información sobre Infinity Crop, podéis contactar aquí:

manyclowds@gmail.com

https://www.infinitycrop.com/contact

Equipos en la distancia. Todo un reto.

Después del fatídico 2008, año en que se desmoronó como un castillo de naipes el mundo de los negocios, decidí que yo no dependería del trabajo, sino que el trabajo dependería de mí. Fue una decisión muy dura ya que no se trataba simplemente de enfocarse en una cosa u otra, sino de asumir las consecuencias de la elección.

Tuve que realizar el gran esfuerzo de sentirme solo para empezar de nuevo a trabajar en equipo.

Necesitaba desconectar para volver a conectar.

Era imprescindible para empezar a pensar que debería trabajar de forma individual, pero con un fin común, donde mis colegas fueran unos perfectos desconocidos para siempre.

INFRAESTRUCTURA & COMPROMISO

Entre las graves consecuencias de la decisión, se encontraba la relacionada con la creación de una eficaz infraestructura y, por otro lado, aquellas pautas que regirían mi modelo de negocio.

En cuanto a la infraestructura, preparé 2 CPUs y 5 monitores planos de 24”. Además, compré 2 webcams HD, una impresora/scanner, un soporte para el smartphone, unos airpods como equipo de sonido y una buena fibra para estar conectado con todo el mundo. Al margen, una buena iluminación y un buen decorado donde encuadrar mi presencia. Así, cada vez que enciendo la “maquinaria”, me siento el rey del planeta.

En cuanto al segundo tema, fue algo más complejo ya que requería un compromiso, incluso familiar, superior a cualquier compromiso asumido hasta la fecha.
Abandoné todo lo relacionado con la consultoría en productividad y en sistemas de gestión de la calidad. Dejé mi actividad como docente y me centré en “pensar”. De hecho, en 3 meses me quedé sin clientes. Unos arruinados y otros que abandoné elegantemente para que no me arruinasen. “Estamos a 0”. Le dije a mi mujer. Vendimos la casa, el coche y nos deshicimos de todo lo superfluo que nos aportaba una falsa seguridad para enfocarnos en lo realmente necesario. Fue una decisión consensuada.

EL ALGORITMO ADNe

Tuve un golpe de suerte. Descifré un algoritmo que replicaba el modelo sináptico. Algo tan extraño como eficaz. Lo denominé ADNe.

Tiene que saber que, cuando las cosas no van bien, hay gente que se alegra y unos pocos te echan una mano; mientras que, cuando las cosas van mejor, unos pocos se alegran y los hay que no te echan una mano. Prácticamente lo mismo…

El caso es que este algoritmo trabaja en México, Colombia, Costa Rica, Panamá, Chile, Argentina y, por supuesto, en España. Es un algoritmo “latino”.
Cuando menciono que el algoritmo trabaja, me refiero a que, una vez diseñado, el que trabaja es él. Yo únicamente me ocupo de tener una reunión semanal (por supuesto virtual) con los diferentes clientes.

Teniendo en cuenta el desfase horario entre 6 y 8 horas, ya puede imaginarse usted que la hora de comer y cenar la tengo totalmente cambiada. Un “jet-lag” gastronómico al estilo antibiótico. El resto del tiempo… pienso, leo, disfruto, calculo, investigo… Ese es mi trabajo. Como puede apreciar, el algoritmo y yo contactamos en tiempo real con empresas y personas a más de 13.000 Kms de distancia sin necesidad de darnos la mano. Incluso a veces, ni siquiera conectamos la imagen. Yo salgo en pantalla con un circulito con AE y ellos con sus iniciales.
Con esto le quiero decir que “nos conocemos” a nuestra manera y que trabajamos en la distancia geográfica pero con una gran cercanía en cuanto a relación y objetivos.

TRABAJAR EN LA DISTANCIA

Con el tiempo, me he dado cuenta de la gran cantidad de conversaciones inútiles que he mantenido; de cuántas personas desagradables he aguantado y de la gran cantidad de gente viscosa con la que me he relacionado.
La verdad es que resulta absurdamente improductivo desplazarse durante horas para trabajar en un “sitio” concreto compartiendo espacios con muchas más personas para luego volver a casa, ver a tu familia y amargarles con tus preocupaciones laborales antes y después de la cena. La incomodidad de los viajes, esperas y tiempos muertos incluidos, la habíamos asumido como una inevitable regla del juego.
A menudo, cuando viajo por placer, me preocupa ver a esos ejecutivos martilleando frenéticamente sus portátiles mientras yo veo la última película de Quentin Tarantino en el smartphone.
Actualmente confío más en una web que me remite un mail de forma inmediata para validar mi pedido que en la sonriente cara de un encantador de serpientes.

Con mi equipo de informáticos tengo una pauta en cuanto a comunicación se refiere. Al principio me costó lo mío, pero la verdad es que ahora no podría vivir de otra manera. Dicha pauta consta de 3 niveles de necesidad para ambas partes:

  • Comunicación básica por mail a partir de las 23:00 horas.
  • Comunicación por Whatsapp en caso de verdadera urgencia.
  • Conexión virtual para confirmar formulaciones.

Este proceso se ha visto acelerado gracias a la digitalización, todavía imperfecta, pero indudablemente esperanzadora.

Cuento todo esto para que se sepa que trabajar en equipo y en la distancia es totalmente factible y que la recompensa es sustancialmente grande. ¿Un reto? Sí. Para mí lo fue. ¡Superado!
Solo le daré un último dato: Tengo 60 años.

Como sospecha, el ser humano necesita pertenecer a un colectivo. Para ello no hace falta recurrir a Abraham Maslow. Por ello, hay gente que, curiosamente, pertenece al colectivo de los que no quieren pertenecer a ningún colectivo… pero realmente pertenecemos al colectivo de los conectados.

Elías Azulay Red Elenius

Equipos en la distancia. Elías Azulay

ESPACIO EN BLANCO

En 2012 comencé mis colaboraciones en el Campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia, elaborando contenidos creativos para talleres en un entorno de innovación liderado por Pepe Marín, y al lado de profesionales como Óscar Morant y Cristina Santandreu. En aquellos momentos todavía no existía la Cátedra de Innovación, pero fueron los tiempos en los que se fue gestando poco a poco, con mucho trabajo e ideas un fantástico departamento promotor del emprendimiento y la innovación, que hoy, frente a la crisis, sigue en pie ideando actividades.

Pero no siempre las cosas suceden así, de una manera pausada, planificada y con una orientación clara hacia las metas.

A veces, la innovación, el desarrollo y los grandes cambios surgen de épocas de crisis, donde la sociedad y los negocios deben “reinventarse”.

¿Os suena esta manida palabra que tanto se utilizó a partir de la crisis de 2009? La también llamada “crisis de las hipotecas subprime” trajo consigo una serie de consecuencias económicas de enormes proporciones y todos nos lanzamos a “reinventarnos”.

Pues bien, quizá esta crisis, la del “Corona Time” es algo de unas proporciones muy diferentes. Para mí es algo así como una quinta dimensión, lo nunca visto. Los cimientos se tambalean, las estructuras se quiebran de manera que, probablemente, no solo nos toque reinventarnos a nivel profesional ¿quizá la quinta dimensión que estamos abriendo es la Era Online?

La reinvención quizá sea una palabra que para esto se nos queda corta.  Lo que hoy sucede nos va a llevar probablemente a un cambio de paradigma tan brutal que ahora todavía no acertamos a adivinar.

Busquemos en el pasado para aprender del futuro… en el siglo XIV Eurasia vivió un momento similar. La peste negra fue la pandemia probablemente más devastadora que haya sufrido la humanidad. Curiosamente, se especula que la bacteria irrumpió en Asia y de allí vino a Europa; el primer país de nuestra zona en propagarse la denominada “muerte negra” fue también Italia. Un patrón muy similar, sí.

Es cierto que entonces no tenían los medios sanitarios y farmacológicos de los que hoy disponemos, pero no es menos cierto que las intensas migraciones, los corredores comerciales veloces y la movilidad en general de nuestros días no son precisamente la de los marinos mercantes de aquella época.

El caso es que la pandemia fue determinante para producir un cambio de paradigma en la Humanidad. Se creó un enorme vacío, tanto en lo religioso -recordemos que este aspecto entonces lo era todo-, como en lo económico y social. Un enorme “espacio en blanco”. Este espacio en blanco fue sobre el que se fue dibujando un nuevo orden social, económico y espiritual. Universidades, Artes, Humanismo… A aquel Ave Fénix hoy le llamamos Renacimiento, una de las épocas más esplendorosas de la Historia.

Quiero pensar que hoy ya estamos viviendo otro gigantesco espacio en blanco. Y este no solo afecta a Asia y Europa. Este tiene una escala global sin precedentes. Toda la Humanidad está afectada. Pero no podemos quedarnos en estado de shock. Debemos ser partícipes proactivos del Espacio en Blanco que nos ha tocado vivir, para evolucionar a mejor.

Apoyemos en todo lo que podamos a los grandes profesionales, héroes, que no viven en el espacio en blanco, sino que se desviven en él. Los que no estamos en primera línea, los que tenemos obligación de pausar, deberíamos utilizar el espacio en blanco de una manera juiciosa y productiva. Reflexionar y tomar conciencia, determinar metas y objetivos, tener un fin en mente.

¿Cómo podemos ser parte de este nuevo Renacimiento? ¿Qué vamos a hacer para ser partícipes de una nueva era más justa, más innovadora, más creativa y solidaria?

Meditad, anotad vuestras ideas y propósitos y adaptaos positivamente al espacio en blanco. Os propongo que seáis creadores de esta nueva Era, desde una nueva mentalidad.

Devolvamos a nuestros héroes su esfuerzo a través de nuestro valor, entusiasmo y nuestra mejor creatividad para crear un mundo mejor.

¡Adelante innovadores!

Panxo Barrera

Entropía: Inteligencia Creativa Estratégica

Susana Serra, propietaria y gerente de Coques Susana

Susana Serra es la propietaria de Coques Susana, empresa ganadora del premio FAES a la Innovación en 2019 por ser la primera empresa que industrializa la producción de cocas de dacsa.

Cuando contacto con Susana Serra por primera vez para solicitarle cita para esta entrevista, escucho al otro lado una voz que parece de una chica de 15 años y siento que la conozco hace tiempo, que es una persona que va al grano, que está hablando conmigo mientras trabaja manteniendo el hilo de la conversación en todo momento. Esto ya me dice que es una mujer orquesta, como tantos empresarios. Ella es la gerente, responsable de recursos humanos, jefa de producción, de logística, etc. Enseguida acepta mi proposición, como era de esperar en alguien que aprovecha cada minuto. Eso sí, me pide que, además de hacer la entrevista, me asegure de ir con tiempo porque quiere explicarme su proceso de producción y mostrarme las instalaciones. Todo ello en una conversación telefónica de apenas 3 minutos.

De esa visita, realizada el día 27 de febrero de 2020, surge esta conversación:

Hábleme de los orígenes de la empresa y de su evolución, algo que les ha llevado a ganar el premio a la Innovación de FAES en 2019.

Nuestros orígenes son en el mundo de la panadería, de origen familiar desde mis abuelos por parte de padre, estuvimos en Palma de Gandia durante muchísimos años. Hacíamos productos de panadería y también cocas a diario que distribuíamos a hornos y tiendas. Fuimos yendo cada vez a más y empezamos con una máquina semi automática que innovó mi padre en aquel momento, todavía en las mismas instalaciones, que mantuvimos allí hasta 2003. Aquel local se quedó pequeño, la cámara también, no podíamos paletizar…

sí o sí, la empresa se hacía grande o buscábamos otro tipo de salida y decidimos ampliar el negocio trasladándonos al polígono de Palma de Gandia en 2003.

Este año estamos de celebración, llevamos 40 años y muy contentos y orgullosos de continuar con lo que mi padre inició y esperamos que siga así durante muchos años.

¿Desde cuándo supo que quería formar parte de la empresa familiar?

La verdad es que a mí siempre me ha gustado. De hecho, siempre que estaba de vacaciones de verano, Semana Santa, fines de semana, por las tardes etc… me ofrecía a ayudar porque me llamaba el mundo de la panadería y acudía a ayudarles. Cuando estaba en COU mi padre pasó una mala racha de salud por lo que yo trabajaba por las mañanas y por las tardes iba al instituto. Cuando acabó el curso, no tenía nota suficiente para estudiar la carrera que quería y, aunque mis padres me animaron a buscar una universidad privada para que pudiese continuar mis estudios, yo pensé que, si no había obtenido plaza, era por algo y decidí que me quedaba en la empresa. Bien es cierto que a veces tengo el gusanillo de que me hubiese gustado estudiar más pero no me arrepiento de haberme quedado al lado de mi padre.

En su opinión, ¿cuál es la mayor ventaja de ser una empresa familiar? ¿y la desventaja?

La mayor ha sido que hemos podido continuar desarrollando un producto local que mi padre ha hecho todo lo posible por potenciar y creo que se está reconociendo la labor que ha hecho durante tantos años. Es un producto local que se está viendo que tiene salida y que se está conociendo fuera de La Safor como en Valencia, Castellón de la Plana, Madrid, Barcelona, donde hay muchos restaurantes que ya lo están utilizando.

La parte negativa es que necesita muchas horas de dedicación, te tiene que gustar mucho, es lo principal y trato de transmitirlo a mis hijos ya que por las tardes no puedo estar con ellos porque en la empresa somos 4 personas y, aunque el horario es de 6 a 14:30, por la tarde hay que venir a cargar camiones, trabajo de oficina… partes del trabajo que no son producción de las que hay que ocuparse, todas tienen que sacarse adelante y de las que me ocupo yo: cumplir fechas de entrega… todo.

¿Cómo se las ha arreglado para conciliar vida personal y profesional como empresaria?

Hasta hace 4 años, que mi padre todavía estaba aquí, para mí era más fácil. Aunque él teóricamente ya no trabajase, todos los días venía y hablábamos todos los temas. Ahora que él ya no está, mi marido también es un gran apoyo y mis hijos han llegado entender que, a parte de mi trabajo, esto es mi pasión. Eso hace que a mí no me importen las horas dedicadas. Tengo muy claro que una empresa familiar significa horas sin mirar para sacarla adelante. Si tú no estás al pie del cañón, esto no sale.

¿Has encontrado con algún obstáculo por ser mujer?

No, porque mi padre me ha enseñado todo. Siempre ha sido de “tú aquí a mi lado”. Bien es verdad que evitaba que yo no hiciera esfuerzo físico, pero no era por hacerme de menos, era por protección. Él siempre quiso que yo estuviera en primera línea. Además, mi marido siempre me apoya y me anima. Por tanto, en ese sentido he tenido y tengo apoyo.

¿De qué parte de su actividad está usted más satisfecha y orgullosa?

De lo que más orgullosa estoy es de la satisfacción del cliente, que te digan que has sido constante en la calidad a lo largo de los años, que me digan que mis cocas son las mismas de siempre.

Al mismo tiempo, desde 2012 nos venimos certificando en IFS (International Food Standard) de calidad y seguridad alimentaria año tras año. Es una norma a la que cuesta mucho llegar y, sobre todo, mantenerse ya que supone que cada año te superes y te exijas más, pero es una garantía de seguridad que estás ofreciendo a tus clientes. Te da tranquilidad porque tenemos un protocolo de actuación en el caso de que hubiese un problema.

¿En qué puntos de venta podemos encontrar sus coques de dacsa?

Principalmente tiendas de congelados, cada vez más, no solo en La Safor. Tenemos desde el año pasado dos empresas de distribución en Valencia.

Me gustaría que algún supermercado en Valencia se lanzara porque tenemos demanda todas las semanas y yo no puedo montar una tienda física.  También nos piden restaurantes cada vez más. De hecho, hace tiempo que tenemos restaurantes en Valencia, Madrid y en Barcelona, recientemente en Castellón de la Plana y Bilbao porque hay chefs que se lo recomiendan entre ellos.  

También supermercados. Tengo entendido que entre ellos tienen relación comercial con Mercadona hace tiempo, cuéntenos su experiencia con este gigante.

Trabajamos con Mercadona desde que teníamos el horno, hará unos 25 años, yo ni estaba en la empresa. Mi padre contaba que un buen día vinieron, comentaron que habían estado probando el producto en el mercado, que el que más les gustaba era el nuestro y que querían que fabricásemos para ellos para tantas tiendas. Mi padre dijo que necesitaba X tiempo para organizar cómo abastecer a todas las tiendas. Además, hacíamos nosotros el reparto tienda por tienda, lo que complicaba más dar servicio. Repartimos a tiendas de Mercadona de La Safor y la Marina, que es donde más se conoce el producto. Hoy en día ya es diferente porque ya está centralizado y entregamos en Mercadona Riba Roja o Mercadona Albatera, Alicante.

Lo que se hace con todos los clientes es trabajar con transporte propio especial o con agencias especializadas en congelados y en un día tienen el producto en cualquier punto de España.

¿Cuál es su ventaja competitiva?

Yo ofrezco calidad y seguridad alimentaria. Nosotros no ofrecemos precio, ofrecemos calidad.

Lo que se echa en falta es que la gente se conciencie más en el tema de la seguridad alimentaria porque hay muchas empresas donde aún vemos el todo vale para vender a precios más bajos. Eso, y que Sanidad exija lo mismo a todos. Lo contrario me parece injusto y está ocurriendo. Así es como se justifica que algunos vendan a los precios que venden.

¿A qué retos se enfrenta Coques Susana actualmente?

Pienso que deberíamos montar tienda en Valencia, pero no lo veo claro estando yo aquí. No puedo estar en los dos sitios a la vez. Otra opción es la venta online porque demanda sí hay. Aquí llama cantidad de gente todas las semanas, sobre todo de Valencia, preguntando dónde comprar las cocas.

Fabricar sin gluten también me gustaría porque tengo el problema en casa, mi hija es celíaca.  El año pasado lo planteé en una reunión con Mercadona, pero llegué a la conclusión de que no les compensa por volumen de ventas.

Tras esta conversación nos sumergimos en una apasionada charla, como lo hace todo Susana, puro entusiasmo. Hablamos del relevo generacional, de modalidades de venta online y, cómo no, de Luis Serra, a quien Susana admira y echa de menos a partes iguales.

La Cátedra de Innovación continúa apostando por el programa Technovation Girls en 2020

El objetivo de este proyecto, tal y como ha comentado el director de la Cátedra de Innovación del Campus de Gandia, José Marín, es inspirar y empoderar a niñas y jóvenes de todo el mundo para que se conviertan en emprendedoras y líderes tecnológicas, resolviendo problemas de su comunidad. Una iniciativa que ya ha contado con la participación de más de 23.000 niñas de más de 100 países.

Seguir leyendo «La Cátedra de Innovación continúa apostando por el programa Technovation Girls en 2020»

Llega a la Safor el proyecto «Technovation girls», el concurso de emprendimiento tecnológica para niñas más grande del mundo

El Campus de Gandia de la UPV acogerá el próximo jueves, 28 de noviembre, a las 12 horas la presentación de «Technovation girls«, un concurso de emprendimiento tecnológico para niñas más grandes del mundo. Una iniciativa que ya ha contado con la participación de más de 23.000 niñas de más de 100 países.

Seguir leyendo «Llega a la Safor el proyecto «Technovation girls», el concurso de emprendimiento tecnológica para niñas más grande del mundo»

El Neuromarketing marca las directrices de las campañas de comunicación

  • El 78,59% de los consumidores aceptan y asimilan una comunicación basada en la sencillez y en la transparencia.
  • Un mensaje “snob” sólo alcanzaría a un 56,07% de los consumidores.

Un estudio realizado por la empresa Jacobson, especializada en el estudio del comportamiento emocional de los consumidores (Neuromarketing), y la Cátedra Innovación UPV campus Gandía,  indica que existen 8 estilos de compra y que los españoles poseemos un comportamiento espontáneo y romántico a la hora de realizar nuestras compras. Seguir leyendo «El Neuromarketing marca las directrices de las campañas de comunicación»

La Epigenética Social nos ayudará a crear una sociedad más solidaria

  • En la sociedad futura, el 94,01% de los individuos aportarán organización, disposición, especialización y tecnología, mientras que los verdaderos visionarios estarán representados en el 4,48%; el resto, el 1,51%, no encontrarán su sitio y se comportarán como inadaptados que reflejarán trastornos o alteraciones en su comportamiento.
  • En el mundo empresarial, la manipulación, corrupción y toxicidad no encontrará su sitio ya que únicamente el 0,85% de los individuos muestran tendencias comportamentales de este tipo.

La empresa valenciana Jacobson, Steinberg & Goldman y el equipo de investigación de la Cátedra Innovación UPV campus de Gandía dirigido por Cristina Santandreu, Óscar Morant y José Marín con la participación del profesor Hermógenes del Real de la Universidad Autónoma de Madrid, han realizado un interesante estudio sobre el comportamiento emocional de los jóvenes entre 18 y 28 años, en el que se destaca que el 42,13% de los individuos poseen una elevada intensidad en los aspectos relacionados con el trabajo en equipo, la prestación de ayuda y la demostración de solidaridad, acercándoles a aprendizajes relacionados con las humanidades. Así mismo, el 31,42% posee elevadas habilidades analíticas que les permiten afrontar retos relacionados con las ciencias y el desarrollo tecnológico.
En los datos aportados, no deja de sorprender que únicamente el 0,05% de la muestra utilice la agresividad para ratificar sus opiniones y defender sus postulados. Así mismo, el 4,48% destaca en aspectos relacionados con la innovación y la creatividad.

El modelo tecnológico utilizado para este estudio ha sido el conocido algoritmo ADNe, cuya precisión y confiabilidad se acerca al 98%. Seguir leyendo «La Epigenética Social nos ayudará a crear una sociedad más solidaria»

¿Saben trabajar bajo presión los jóvenes recién titulados?

Utilizando el algoritmo ADNe en los alumnos de diferentes grados universitarios, el cual trabaja de forma predictiva en todo lo relacionado con el comportamiento, ya se anunciaba que un 76% de los alumnos no estarían dispuestos a soportar situaciones de alto estrés en sus carreras profesionales. Este dato es muy revelador, pero la sorpresa saltó cuando dicho porcentaje se elevó hasta un 91% si la empresa contratante era una PYME y se redujo hasta un 57% cuando se trataba de una multinacional.

Seguir leyendo «¿Saben trabajar bajo presión los jóvenes recién titulados?»